mayo 13, 2022

0 comentarios

La importancia de respetar los compromisos adquiridos

¬ŅCu√°nto vale tu palabra? Es una de esas preguntas incomodas que me hicieron durante mi formaci√≥n como coach. Nos invita a reflexionar para saber si nos hacemos responsables de lo que decimos y de nuestros compromisos.

Como te comentaba en un artículo anterior, una de las 5 claves de las personas proactivas es precisamente la capacidad para mantener sus compromisos. Por eso, lo considero una habilidad esencial para poder tomar las riendas de nuestras vidas. Tengo claro que los compromisos que tomamos y nuestra capacidad para honrarlos condicionan en gran parte lo que vamos a conseguir en la vida, la confianza que inspiraremos en otras personas y, lo más importante, la confianza que podamos tener en nostr@s mism@s.

La sensación que tengo es que nuestra sociedad moderna no da mucho valor a los compromisos y que prometemos cosas muy a la ligera, con los demás y con nosotr@s mism@s. Incluso me parece que puede sonar anticuado hablar de la importancia del compromiso. Y creo que eso es así porque no somos conscientes del precio que pagamos cada vez que rompemos nuestros compromisos.

Por eso, quiero reflexionar en este artículo sobre la importancia tan grande que tiene, en mi opinión, el respeto a los compromisos.

Una fórmula para descubrir el valor de tu palabra

Antes de ver los motivos por los cuales te recomiendo prestar más atención a tus compromisos, quiero proponerte una forma sencilla de calcular el valor de tu palabra.

¬ŅCu√°nto vale tu palabra?

Para eso, responde primero a est√°s 2 preguntas:

  • De cada 10 cosas con las que te comprometes con otr@s (tus hij@s, tu pareja, tu jefe, tus amig@s...) ¬Ņcu√°ntas haces realmente?
  • De cada 10 cosas con las que te comprometes contigo mism@ ¬ŅCu√°ntas haces realmente?

¬ŅYa lo tienes? Entonces el valor de tu palabra es sencillamente la media de estos 2 porcentajes.

Por ejemplo, si sueles cumplir 8 de cada 10 compromisos con otras personas (80%) y 2 de cada 10 compromisos contigo mism@ (20%), el valor de tu palabra sería del 50%. Eso significa que te has acostumbrado a incumplir 1 de cada 2 promesas que (te) haces.

Es una forma muy simplificada de evaluar la fuerza de tus compromisos para saber cual es tu punto de partida.

¬ŅPor qu√© es tan importante cumplir sus promesas?

Quiero compartir los 3 motivos que, para mí, hacen que el hecho de respetar los compromisos sea tan importante.

1- Mantener los compromisos permite llevar las riendas de nuestra vida

Te hablo mucho de la importancia de establecer tu propio rumbo y de decidir los cambios que quieres hacer para traer más sentido y equilibrio a tu vida. Pues bien, estos cambios sólo se materializarán si eres capaz de comprometerte con ellos.

Las promesas son muy bonitas pero sin los hechos nada va a cambiar, y el compromiso es precisamente lo que nos permite transformar una promesa en realidad. Por eso una persona proactiva, acostumbrada a cumplir su palabra, consigue m√°s f√°cilmente lo que se propone.

Mantener los compromisos para llevar las riendas de nuestras vidas

Veo el compromiso, y la responsabilidad que lleva asociado, cómo nuestra capacidad para sujetar firmemente las riendas de nuestras vidas y así poder seguir el rumbo establecido. Si dejamos de cumplir nuestros compromisos, entonces soltamos las riendas y volvemos al modo piloto automático, dejando que otr@s o las circunstancias decidan por nosotr@s.

Adem√°s, cuando somos capaces de comprometernos seriamente, el hecho de ver que hacemos lo que prometemos nos da mucha fuerza y confianza para seguir avanzando.

2- Cumplir los compromisos con los dem√°s genera confianza

Nuestra capacidad para cumplir la palabra dada a otras personas define en gran parte nuestra credibilidad y la confianza que van a poder depositar en nosotr@s. Est√° claro que si me comprometo con mi pareja, una amiga o un compa√Īero de trabajo a hacer algo pero que nunca lo hago, esta persona empezar√° a desconfiar de mi palabra.

Cada uno de estos compromisos rotos es como una peque√Īa devaluaci√≥n del valor de mi palabra. Y llegar√° un momento en el que nadie est√© interesado en comprarla.

‚ÄúUna persona vale lo que vale su palabra.‚ÄĚ
Uno vale lo que vale su palabra

Eso se ve muy bien con los políticos: en periodo electoral, nos venden cosas que saben que no van a poder hacer y luego, buscan las excusas correctas para justificarlo. Por eso, muchos han dejado de ser creíbles. Y lo peor de todo es que nos estamos acostumbrando a que las promesas no siempre se cumplen.

Para los que sois padres y madres, es algo que habr√©is podido comprobar con vuestr@s hij@s. De peque√Ī@s, tienen una confianza plena en nuestra palabra y cualquier promesa que les hacemos va a misa.

Ahora bien, si nos comprometemos a la ligera y empezamos a romper algunos de estos compromisos, enseguida se nota como dejan de confiar en nuestra palabra.

Por ejemplo, si prometo a mi hijo que iremos al cine juntos el sábado, le va a dar mucha alegría, pero si luego le digo que no podemos hacerlo se va a decepcionar. Si repito esto mismo durante 2 o 3 fines de semana, os puedo asegurar que me hijo ni siquiera se ilusionará porque habrá dejado de confiar en mi palabra.

Y es que, muy a menudo, nos limitamos a decir lo que otr@s quieren o√≠r, para quedar bien o para evitar una situaci√≥n inc√≥moda, sin pararnos a pensar si lo vamos a poder cumplir. O peor a√ļn, nos comprometemos a sabiendas de que no lo vamos a hacer.

3- Respetar los compromisos con un@ mism@ condiciona la autoestima

Y termino por lo que considero m√°s importante: los compromisos con un@ mism@. He podido comprobar una y otra vez que tendemos a dar menos importancia a los compromisos que tomamos con nosotr@s mism@s.

Somos expertos en darnos todo tipo de excusas para justificar que no hemos hecho lo que nos hab√≠amos prometido hacer. Eso ocurre con el ejercicio, con la salud, con los estudios, con las metas‚Ķ Parece que nuestro pensamiento es ‚ÄúTotal, como me lo hab√≠a prometido a mi mism@, siempre puedo darme una justificaci√≥n. No pasa nada.‚ÄĚ

El problema con este tipo de planteamiento es que una parte de nosotr@s se queda defraudada por cada una de estas promesas hechas y abandonadas.

Hay una imagen que me gusta mucho para entenderlo: consiste en imaginar que en cada un@ de nosotr@s hay un adulto m√°s racional y un ni√Ī@ m√°s emocional. Como te comentaba en el punto anterior, cada vez que el adulto se compromete con algo nuevo (vamos a perder peso, vamos a empezar a correr, vamos a viajar, vamos a cuidarnos‚Ķ), el ni√Ī@ se ilusiona mucho.

Mantener los compromisos con uno mismo

M√°s adelante vienen las escusas del adulto: no tengo tiempo, no hay dinero, estoy cansado, hace mal tiempo‚Ķ y la desilusi√≥n del ni√Ī@. El problema con eso es que, con el tiempo, el ni√Ī@ deja de ilusionarse y sin esta ilusi√≥n, no hay energ√≠a, ni motivaci√≥n‚Ķ Lo √ļnico que hay es frustraci√≥n, enfado, tristeza‚Ķ

Adem√°s, siempre podemos intentar enga√Īar a otr@s cuando no cumplimos alguna promesa, pero es mucho m√°s dif√≠cil hacerlo con nosotr@s mism@s. En el fondo, sabemos que estamos inventando una excusa para no hacer lo que hab√≠amos prometido.

As√≠ que al igual que es muy importante mantener los compromisos con los dem√°s, lo es todav√≠a m√°s mantener los compromisos con un@ mism@ o, si prefieres verlo as√≠, con el ni√Ī@ que tod@s llevamos dentro.

Conclusión

Espero haberte hecho reflexionar sobre el valor de tu palabra y la gran importancia que tiene mantener tus compromisos.

Ahora bien, soy consciente de que no es fácil mantener nuestros compromisos en el 100% de los casos. Lo que sí sé a ciencia cierta es que la clave para avanzar en esta dirección es… tomar menos compromisos.

Es mejor tomar peque√Īos compromisos y cumplirlos sistem√°ticamente que apuntar muy alto y abandonar por el camino ūüėČ

Te dejo con una cita inspiradora y un consejo pr√°ctico.

Y recuerda ¬°Decides tu vida si no quieres que otros decidan por ti!

¬°Un abrazo! 

Sylvain

"Lo importante no es lo que se promete, sino lo que se cumple."

Te toca a ti


Mi propuesta es que, antes de comprometer a algo con otra persona o contigo mism@, te hagas la siguiente pregunta ¬ŅTengo claro que voy a poder hacerlo? Si la respuesta es no o depende, entonces es mejor buscar algo m√°s peque√Īo que sepas que vas a cumplir o directamente no comprometerte.

Si lo haces sistem√°ticamente, podr√°s empezar a mejorar tu autoestima y generar confianza en tu entorno mientras vas dando forma a tus objetivos.

Y ahora cu√©ntame ¬ŅCu√°nto vale tu palabra?

Si te ha gustado este post no dudes en compartirlo:

Sobre el Autor

Hola, me llamo Sylvain Arzo. Soy francés y vivo en Sevilla desde 2007. Soy ingeniero de profesión y coach humanista por vocación.
Escribo en este blog para compartir reflexiones y consejos pr√°cticos para tener una vida con m√°s sentido y menos estr√©s ¬ŅQuieres que te acompa√Īe en el camino de tu crecimiento personal?

Deja un comentario

Tu email no se publicar√°. Los campos obligatorios est√°n marcados con (*)

{"email":"El email introducido no es v√°lido","url":"La p√°gina web introducida no es v√°lida","required":"Falta un campo obligatorio"}