junio 11, 2021

0 comentarios

Mi receta de la felicidad

¿Te gusta probar nuevas recetas? A mí me encanta experimentar y descubrir nuevos sabores. De hecho, hace ya bastante años que recopilo mis recetas preferidas en mi bloc de notas de OneNote. Así las tengo siempre a mano y puedo hacerles pequeños ajustes y mejoras cada vez que las preparo.

Y como también me apasiona todo lo relacionado con el crecimiento personal, se me ha ocurrido preparar otro tipo de recetas. No para alimentar el cuerpo sino para acompañar el propósito de mi blog: tener una vida más sentido y menos estrés.

Mi primera receta, como no podía ser de otra manera, es la de la felicidad. Ser feliz y hacer feliz a los demás es mi principal aspiración en la vida. He preparado esta receta con los ingredientes que conozco, pero la mejoraré con los nuevos ingredientes que iré descubriendo por el camino.

Mi receta para una vida feliz

Cómo buen francés que soy, me imagino la felicidad como una buena tarda de frutas de temporada, así que vamos a poner las manos en la masa 😉 

Ingredientes:

  • 400 g de gratitud
  • 1 buena dosis de paciencia
  • 10 g de desapego
  • 1 L de momento presente de marca "AHORA"
  • 200 g de aceptación, al ser posible que sea incondicional
  • 3 bonitos proyectos llenos de sentido
  • 1 bote de concentrado de propósito de marca "¿PARA QUÉ?"
  • 1 taza de pequeños trocitos de placer
  • Una pizca de alegría
  • Una cucharadita de humor
  • Un puñado de ilusión

Utensilios:

  • Una batidora de consciencia manual (no existe el modelo automático)
  • Un tamiz de valores
  • Un cuchillo de fortalezas

¿Cómo preparar una buena tarta llena de felicidad?

Empezamos preparando la masa para la base de la tarta. Para eso, mezclamos la gratitud con una buena dosis de paciencia en una fuente, hasta conseguir que la mezcla sea homogénea. Lo ideal sería trabajar esta masa 5 minutos cada día durante 21 días para evitar que se fisure al calentarla.

Cuando esté lista, estiramos la masa y la colocamos en un molde previamente untado de desapego. La calentamos durante 15 minutos en el horno a 180º.

Mientras calentamos la base, podemos empezar a preparar la crema pastelera. Para eso, introducimos en un recipiente hondo el momento presente y la aceptación incondicional.

Mezclamos muy despacio, con la ayuda de la consciencia, hasta obtener una crema homogénea de aceptación incondicional del AHORA. Para saber si se ha conseguido, comprobamos que la crema se estira sin tensión.

Para el relleno, vamos a seleccionar unos bonitos proyectos y tamizarlos con la ayuda de nuestros valores para seleccionar los que tengan más sentido para nosotr@s.

Luego los pelamos con nuestras fortalezas y los cortamos en pequeños trozos que se puedan comer de un bocado.

En este punto, si tenemos un buen concentrado de propósito, podemos poner los trozos de proyectos en remojo durante unos minutos para que queden impregnados con el "¿PARA QUÉ?"

Cuando la masa de gratitud y paciencia este lista, la rellenamos con la crema de aceptación incondicional del AHORA y colocamos encima los trozos de proyectos llenos de sentido y de "¿PARA QUÉ?".

Repartimos por toda la tarta los pequeños trocitos de placer.

Ya sólo queda endulzar nuestra tarta de felicidad con un poco de alegría, humor e ilusión, a gusto del consumidor 😉

Consejos para la degustación:

Esta tarta de felicidad se acompaña muy bien con una infusión de amor caliente y una galleta de sonrisa.

Recomiendo saborear un pequeño trozo muy despacio, bocado a bocado, y compartir el resto con la gente que nos rodea. Lo increíble de esta tarta es que alimenta tanto cuando la comemos cómo cuando la compartimos con alguien 😉

Conclusión

Para preparar esta tarta, me he inspirado en recetas de gentes importantes para mí, como por ejemplo mi madre que era muy buena repostera. Luego, le he aportado mi toque personal, en base a mi experiencia.

Como puedes ver, mi tarta de felicidad tiene una base de gratitud sin la cual no se sostendría. El relleno de aceptación incondicional del momento presente es el que le da su consistencia y los proyectos con sentidos el sabor. Los pequeños placeres, la alegría, el humor, la ilusión… le da dulzor y un toque especial.

Esta tarta es de las que sólo se puede saborear bien cuando se comparte, con amor y una gran sonrisa.

Y lo mejor de todo es que ya tienes todos los ingredientes y los utensilios necesarios para prepararla.

Te dejo con una cita inspiradora y un consejo práctico.

Y recuerda ¡Decides tu vida si no quieres que otros decidan por ti!

¡Un abrazo! 

Sylvain

“El hombre que hace que todo lo que lleve a la felicidad dependa de él mismo, ya no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz”. Platón

Te toca a ti


Esta receta que he compartido contigo es el resultado de mi propia experiencia, pero no tiene por qué valer para ti tal cual. Cada un@ tiene sus propios gustos.

Te invito a probarla y luego decidir lo que quieres cambiar para darle tu toque personal.

¿Tienes algún ingrediente secreto que usas para tu receta de la felicidad? Sería fenomenal si pudieras compartirlo en los comentarios para que otr@s lo puedan probar.

Si te ha gustado este post no dudes en compartirlo:

Sobre el Autor

Hola, me llamo Sylvain Arzo. Soy francés y vivo en Sevilla desde 2007. Soy ingeniero de profesión y coach humanista por vocación.
Escribo en este blog para compartir reflexiones y consejos prácticos para tener una vida con más sentido y menos estrés ¿Quieres que te acompañe en el camino de tu crecimiento personal?

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con (*)

{"email":"El email introducido no es válido","url":"La página web introducida no es válida","required":"Falta un campo obligatorio"}