¿Qué es la gratitud y por qué es tan importante?
Decides Tu Vida
Compartir

¿Qué es la gratitud y por qué es tan importante?

El refranero de la lengua castellana dice que "es de bien nacido, ser agradecido" ¿Y tu? ¿Cómo llevas eso de dar las gracias por las cosas positivas que tienes en la vida? Te lo pregunto porque numerosos estudios realizados en el marco de la psicología positiva han evidenciado el papel tan importante que juega la gratitud en nada más y nada menos que nuestra felicidad

Hay quién puede pensar que empezará a ser agradecido cuando haya "encontrado" la felicidad. Lo que te propongo es justo lo contrario: empieza a practicar la gratitud para sentirte más feliz.

Vivimos en una sociedad de consumo en la cual solemos prestar atención a lo que nos falta en vez de valorar todo lo que ya tenemos. Uno de nuestros grandes desafíos es tomar consciencia y dar las gracias por las cosas buenas de nuestra vida.

Esta reflexión es en parte la que me llevó a viajar a Burkina Faso (África) con 20 años. Pensaba que la otra realidad que me iba a encontrar ahí iba a cambiar radicalmente y para siempre mi forma de valorar lo que tenía en la vida. Durante los 6 meses que estuve ahí, vi a muchos burkinés luchando por conseguir un poquito de las cosas que yo tenía en Francia sin llegar a valorarlas (salud, higiene, estabilidad económica, seguridad social, democracia…). Este viaje me hizo tomar consciencia de lo afortunado que era y me ayudó a relativizar algunos de mis "problemas". 

Grupo de niñ@s en las dunas de Oursi entre Burkina Faso y Mali (2002)

Esta toma de consciencia no me duró para siempre. Con el paso del tiempo, me dí cuenta que se iba atenuando. Esto me hizo entender que la gratitud no es algo que surge de forma espontanea para quedarse, sino que es una actitud que conviene forjar durante toda la vida. Por eso quiero proponerte descubrir un poco más sobre la gratitud 😉

Definición de la gratitud

La gratitud es un sentimiento y una actitud de reconocimiento por un beneficio, un gesto o un favor recibido. Se acompaña de un deseo de corresponder el favor de alguna manera. Está íntimamente vinculado con el agradecimiento, ya que "agradecer" significa precisamente manifestar gratitud.

¡Pero cuidado con esta definición! Al hablar de "un favor recibido", corremos el riesgo de limitar este concepto al agradecimiento que podemos sentir hacia otra persona. La gratitud va más allá de eso e incluye entre otros:

  • Agradecer a los demás por lo que hacen y por lo que son.
  • Agradecerse a uno mismo, por lo que somos y lo que hacemos.
  • Agradecer a la vida, a la sociedad, a las circunstancias... por permitirnos ser, hacer y tener.

De forma muy simplificada, la gratitud es una forma de dar las gracias por todas las cosas positivas que tenemos en la vida.

Ha sido, desde hace miles de años, uno de los pilares de las principales religiones. No obstante, la ciencia no le ha dado mucha importancia hasta el inicio del siglo XXI. El creciente interés por la gratitud ha llegado de la mano de la psicología positiva y el estudio sistemático de todo lo que influye en nuestra percepción de bienestar.

¿Podemos decir que la gratitud consiste en decir "gracias" por todo? ¡Por supuesto que no!

No se trata de dar las gracias de forma indiscriminada, sino de hacer un ejercicio de observación y sinceridad para identificar todo aquello de lo cual estamos profundamente agradecidos. Y no tiene porque ser algo extraordinario. De hecho, conviene agradecer cosas sencillas que solemos dar por hecho. Te dejo algunos ejemplos de cosas de las cuales me siento agradecido:

  • Estar vivo y tener buena salud.
  • Tener un cuerpo que no me hace sufrir.
  • Tener una familia maravillosa.
  • Tener amigos con los que compartir los buenos y malos momentos.
  • Vivir en un país en el cual puedo disfrutar de todo tipo de libertades.
  • Tener dinero suficiente para cubrir todas mis necesidades básicas.
  • Haber podido estudiar.
  • Haber tenido trabajos que me han ayudado a crecer.
  • Ser una persona curiosa, con ganas de explorar la vida.
  • Tener la capacidad de conseguir mis metas.
  • Poder disfrutar de pequeños momentos de felicidad con mi mujer, mis hijos, mis amigos…
  • Contemplar las maravillas de la naturaleza.
  • Recibir un favor de alguien que no espera nada a cambio.
  • Intercambiar una sonrisa sincera con un desconocido.

¡Vale, esto esta muy bien! Pero quizás te estés preguntando por qué tiene tanta importancia dar las gracias. Déjame presentarte los principales beneficios que se asocian a la práctica de la gratitud. 

¿Cuáles son los principales beneficios de la gratitud?

Una gran cantidad de estudios recientes vinculados con la psicología positiva han sugerido que las personas que son más agradecidas tienen un mayor nivel de bienestar subjetivo. Esto redunda en una serie de beneficios, como por ejemplo:

Sentirse más feliz

Como ya te comentaba en mi artículo sobre la felicidad, una forma sencilla de definirla es como la suma de bienestar y consciencia de este bienestar. Cuando empezamos a mostrar agradecimiento por todo lo positivo que tenemos en la vida, entonces aumentamos la toma de consciencia de nuestro bienestar, lo que nos lleva a más felicidad. Así de fácil 😉

Podemos decir que si el pensamiento positivo es una puerta hacia una vida más feliz, la gratitud es la llave. Nos lleva a un acto voluntario de toma de consciencia de nuestro bienestar.

Ser más optimismo y compensar el sesgo de negatividad

Los seres humanos, tenemos un sesgo de negatividad que nos lleva a prestar más atención a las cosas negativas. La práctica de la gratitud puede ayudar a compensar este efecto, prestando una atención voluntaria a lo positivo. ¡Cuidado! No estoy diciendo que haya que pintarlo todo de color de rosa. Tan sólo empezar a fijarse en lo que ya esta rosa 😉

Además la gratitud es una buena vacuna contra el pesimismo. Las personas agradecidas ponen el foco en lo que sí tienen, y no en lo que les hace falta. Con un poco de entrenamiento, se vuelve un superpoder que nos permite fijarnos principalmente en los detalles positivos que nos rodean.  

De los numerosos estudios realizados al respecto, voy a compartir el de los psicólogos Robert Emmons y Michael McCullough, por su gran sencillez. Repartieron a cientos de participantes en tres grupos. Cada grupo era responsable de llevar un diario de acuerdo con estas pautas: 

  • Primer grupo: registrar sus experiencias día a día, sin ninguna discriminación particular.
  • Segundo grupo: anotar sólo las experiencias negativas.
  • Tercero grupo: enumerar los eventos por los que se sentía agradecido.

Después de 10 semanas, en su opinión, ¿qué grupo mostró el estado de ánimo más positivo en el presente, y optimista sobre el futuro?

El tercero, por supuesto 😉

Robert Emmons explica que la gratitud "ayuda a una persona a dirigir su atención a las cosas felices de la vida y a apartarse de lo que falta".

Superar la depresión y la ansiedad

Quién haya pasado por una depresión o una crisis de ansiedad sabe que uno de los aspectos que lo caracteriza es la tendencia a verlo todo negativo. En esos momentos, la práctica de la gratitud puede ayudar a prestar atención a los pequeños detalles positivos, incluso en los días más negros.

Recuerdo escuchar hace años una charla del psiquiatra francés Christophe Andrés que hablaba de cómo se usaban ejercicios de psicología positiva para trabajar con pacientes que sufrían depresión. Me llamó especialmente la atención un ejercicio que se llama "ducha caliente y democracia" y que consiste en prestar atención a aspectos positivos de nuestra vida que dábamos por sentados.

Vivir los momentos de bienestar con más consciencia y plenitud

Una vez que aprendamos a reconocer las situaciones, personas, circunstancias… que nos hacen sentir bien, seremos capaz de disfrutarlas con más intensidad. Soy testigo en primera persona que el mero hecho de ser agradecido por las pequeñas circunstancias positivas de mi vida (una conversación con mis hijos, una buena ducha, beber agua cuando tengo sed, observar la naturaleza…) me lleva a vivirlas más plenamente.

En mi artículo sobre la definición de la felicidad, te decía que "se reconoce al ruido que hace cuando se va". Considero que la gratitud es una buena manera de darnos cuenta de las cosas buenas que tenemos sin necesidad de esperar a perderlas (la salud cuando llega la enfermedad, la ducha caliente cuando se estropea el termo, el trabajo cuando nos despiden, la pareja cuando nos deja…)

Mejorar las relaciones sociales

La gratitud, cuando se enfoca a las personas que nos rodean, permite mejorar las relaciones sociales. Si me acostumbro a expresar mi gratitud a las personas que me rodean, les estoy dando un motivo para sentir a su vez gratitud hacia mi. Esto genera un círculo virtuoso que fortalece los vínculos sociales.

Dormir mejor

Aunque resulte sorprendente, puedo decirte por experiencia propia que la gratitud contribuye a un mejor sueño. Y si no me crees, un estudio demostró que las personas que dedicaban de 5 a 15 minutos para practicar la gratitud antes de acostarse reportaron dormirse más rápido, descansar por más tiempo y tener una mejor calidad de sueño.

Relativizar para superar situaciones adversas

En las situaciones adversas, la gratitud nos ayuda relativizar, recordando y apreciando lo que tenemos en vez de centrarnos en lo que hemos perdido. Puede ser un gran aliado para superar una situación como por ejemplo la pandemia de COVID que estamos viviendo. En mi caso, valoro y doy las gracias por lo siguiente:

  • Haber estado confinado con personas que quiero y que me quieren.
  • Tener una buena salud, al igual que mis seres queridos.
  • No haber vivido ninguna situación de guerra.
  • Vivir en un país con un buen sistema de salud.
  • Poder hacer mi trabajo en casa.
  • Tener proyectos personales que me llenan de ilusión.

Conclusión

Como has podido ver, la gratitud puede ser un gran aliado para cultivar la felicidad. Necesita de un acto voluntario de toma de consciencia de nuestro bienestar. Es una actitud que te invito a desarrollar para lograr, poco a poco, enfocar tu atención en lo que ya tienes en vez de enfocarla en lo que te falta.

Es un cambio muy sencillo, pero no tan fácil y que requiere tiempo hasta conseguir implantar este nuevo hábito en nuestra vida.

Si tu también quieres darle una oportunidad, puedes leer mi artículo con una propuesta de ejercicios para dejar más espacio a la gratitud en tu vida.

Te dejo con una cita inspiradora y un consejo práctico.

Y recuerda ¡Decides tu vida si no quieres que otros decidan por ti!

¡Un abrazo! 

Sylvain

La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás. Cicerón

Te toca a ti


Para hacer un primer ejercicio de gratitud, te propongo coger un papel y un boli y empezar a elaborar una lista de todas las cosas por las cuales te sientes agradecido en tu vida. Recuerda que pueden ser tanto cosas especiales cómo pequeños detalles del día a día que te hacen sentir bien.

¡No dudes en compartir parte de tu lista en los comentarios!

Y si quieres profundizar un poco más, te recomiendo leer mi artículo con mi propuesta de ejercicios de gratitud.

Si te ha gustado este post no dudes en compartirlo:

Sobre el autor de este post Sylvain

Hola, me llamo Sylvain Arzo. Soy francés y vivo en Sevilla desde 2007. Escribo en este blog para compartir reflexiones y consejos prácticos para tener una vida con más sentido y menos estrés ¿Te interesa?

Sígueme en:

Deja un comentario:

6 comentarios
Responde